Procesión del Viernes Santo, llamada de “Los Salzillos”. (Murcia)

Plumilla a tinta china sepia y color sobre papel Arches de 300 gr. de acuarela, realizada a partir de la imagen de Francisco José Pagán Larios.

Tamaño 20*20.

El 2 de agosto del año 1600 serían aprobadas las primitivas constituciones de la Cofradía por decreto eclesiástico, siendo erigida canónicamente en el antiguo convento de los Agustinos (actual Iglesia de San Andrés).

La primera procesión de la cofradía de los nazarenos tuvo lugar el Viernes Santo, 20 de abril, de1601, donde desfiló por primera vez la imagen de Jesús Nazareno que se conserva actualmente. En aquella procesión desfilaron así mismos los pasos de La Verónica, San Juan y Nuestra Señora, precedentes de los actuales.

La institución se vio afectada por la riada de San Calixto de 1651 que arrasó la ciudad, perdiendo todos los pasos menos el titular. En la década de 1670 se encargaron nuevos tronos y la cofradía decidió construir un templo propio, fuera de los muros agustinos aunque conectado con el templo conventual, siendo inaugurado en 1696 (la actual Iglesia de Jesús). Los nuevos pasos fueron los de la Cena,Oración en el Huerto, Coronación de Espinas y Azotes.

En 1700, el escultor napolitano afincado en Murcia Nicolás Salzillo realizó para la cofradía el paso de La Mesa de los Apóstoles, que más adelante sería sustituido por uno nuevo debido a la gubia de su hijo, Francisco Salzillo.

El paso más antiguo de Salzillo de los que dispone la cofradía (La Caída de 1752) tuvo que ser costeado por Joaquín Riquelme y Togores (importante mayordomo de la institución), teniendo tanto éxito que acabaría; ahora sí, realizando el resto de obras. Salzillo llegó a ser mayordomo de la cofradía desde 1744, y ostentó los cargos de celador y comisario de pasos.

La procesión del Viernes Santo en la mañana es uno de los momentos cumbres de la Semana Santa de Murcia, no solo por el incalculable valor y antigüedad de las imágenes que desfilan con la Cofradía de Jesús sino por disponer de las más puras esencias del estilo Tradicional murciano, tanto en indumentaria (sus mayordomos llevan la cara destapada), como en música (dispone de diversos grupos de carros-bocina que tocan la denominada burla). También conserva la forma de llevar los tronos sin marcar el paso; a excepción del titular, al tratarse de un Jesús Nazareno, y también los dos estantes por vara.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar